VIVE Y DEJA MORIR

 FICHA TÉCNICA
Título Original: Live and Let Die 
Director: Guy Hamilton
Año: 1973
País: Reino Unido
Música: George Martin
Actores: Roger Moore, Yaphet Kotto, Jane Seymour, Gloria Hendry, Julius Harris, Goffrey Holden, Cliffton James, Bernanrd Lee, Lois Maxwell, David Hedison

 REVIEW
Mr. Bing (Yaphet Kotto) todo un señor del hampa en la sombra, a su vez conocido como Kananga en su labor como diplomático internacional. Desde la isla caribeña de San Monique, Kananga pretende inundar de droga el mundo occidental usando los metodos modernos de la grandes organizaciones criminales y también los más ancestrales ritos vudú.
Tras la muerte de tres agentes secretos, James Bond entra en escena. Las primeras pesquisas llevan a Bond hasta los bajos fondos de Harlem y finalmente a San Monique. El más famoso súper espía british contará con la ayuda de dos hermosas mujeres: la pitonisa Solitaire (Jane Seymour) asistente de Kananga y la exótica afro-sexy Rosie Carver (Gloria Hendry). Solitaire le ayudará a escapar de la isla cuando las cosas se ponen demasiado feas, pero Kananga consigue atrapar a Bond en Nueva Orleans e intenta matarlo en los peligrosos pantanos de Lousiana...
Tras el abandono de Sean Connery, se barajaron para el papel del agente secreto de Su Majestad los nombres de estrellas de Hollywood como Steve McQueen, Burt Reynolds, Robert Redford... Pero el productor Albert R. Broccoli insistió en que adoptara el papel un británico, y así fue como se decidieron por Roger Moore. El nuevo Bond contradecía la imagen del antiguo. Moore sorprendió en su primera intervención con su mayor énfasis en la elegancia, en vez de manifestar una ostensible masculinidad. Su Bond es atractivo, jovial y muy relajado, alejándose de la ruda virilidad de su antecesor. Menos fiero que Connery pero con un punto más de autoironía e indolencia que hacía honor al lema que le bautizaba ¡Vive y deja morir¡
Y es que Roger Moore se acercaba más a la idea que el autor original de las novelas, Ian Flemng, tenía de su personaje. Además esta película rompe con algunas tradiciones de la serie, ya desde los mismos títulos de crédito (sobre éstos ya escribí algo curioso: AQUÍ).
El protagonista se mueve por nuevos terrenos, poco conocidos para él, como son los callejones de Nueva York, mostrándose como un extraño elemento en medio del ambiente de la black community.
No menos extraños esos componentes del culto vudú, que otorgan a esta cinta un toque cuasi sobrenatural... Los exóticos rituales de Baron Samedi (Goffrey Holden), las profecías de Solitaire, las anomalias físicas del sicario negro Tee Hee (Julius Harris).
Pero sobre todo Vive y deja morir es el punto de encuentro de James Bond con la moda del cine blaxplotation de principios de los años 70: estrellas afroamericanas como Richard Roundtree en Las noches rojas de Harlem (Shaft, 1971) o Pam Grier en Coffy (1973) interpretaron los papeles principales de estas películas... Y Bond siempre estaba atento a las nuevas tendencias. Para finalizar destacar las espectaculares persecuciones en lancha por los pantanos de Lousiana, donde el director Guy Hammilton se desmarca mostrando algunas de las mejores escenas de acción de la saga.

 MÁS IMÁGENES DEL FILM